Fincas sanjuaninas en estado crítico

Las heladas del año pasado destruyeron parte de la producción de uvas de mesa

noticia022 fincas sanjuaninas

Las exportaciones argentinas de uvas frescas se derrumbaron a causa de la pérdida de competitividad generada por la creciente inflación de costos.

En los primeros 10 meses de 2013, según los últimos datos publicados por Senasa, se registraron exportaciones argentinas de uvas de mesa por 26.723 toneladas versus 42.821 toneladas en el mismo período de 2012.

Las uvas frescas de mesa, producidas fundamentalmente en la región cuyana argentina, tienen un alto componente de mano de obra y flete interno (dos factores que vienen creciendo en los últimos años a una tasa muy superior a la registrada por el tipo de cambio nominal).

En tal escenario, muchas empresas desactivaron las producciones de uva de mesa para reconvertirlas en unidades generadoras de pasas de uva (con menor mano de obra y un costo mucho más bajo).

Para elaborar pasas de uva se necesita apenas un 25% del personal necesario para producir uva de mesa. Además, una persona cosecha por lo general 100 kilos de uva de mesa por día, mientras que la recolección de uva con destino a pasa puede superar los 1000 kilos diarios per cápita.

Esta estrategia de supervivencia generó una significativa destrucción de valor en lo que respecta a pérdida de empleo, destrucción de riqueza por desagregación de valor y falta de permanencia en los mercados internacionales (que no es gratuita). Pero, al menos, representaba un salvavidas para comprar tiempo hasta que el panorama aclarara.

Sin embargo, un desastre climático hizo añicos esos planes. Los pasados 17, 21 y 29 de septiembre se registraron tres heladas intensas en la provincia de San Juan que destruyeron la mayor parte de la producción prevista de uvas de mesa y de pasas, entre otros daños significativos.

Dos tercios del costo de producción de las fincas sanjuaninas corresponden a mano de obra. Con los daños registrados por las heladas, en las seis empresas del CREA Cerro Blanco se perderán 159.000 jornales en el ciclo 2013/14, los cuales son equivalentes a ingresos por un monto superior a 30 millones de pesos.

“Esta es la gota que rebasó el vaso. En los últimos años veníamos registrando una pérdida de rentabilidad enorme, por lo cual no contamos con capital que nos permita afrontar los daños productivos”, indica Juan Vizcaíno, miembro del CREA Cerro Blanco.

“En el caso de nuestra empresa, en el mes de abril del año que viene nos quedaremos sin capital de trabajo. El gobierno nos adeuda una cantidad de dinero muy importante en concepto de recupero del IVA por exportaciones; con ese dinero –correspondiente a operaciones de los últimos cuatro años– quizás podríamos sobrevivir hasta fines de 2014”, añade. La devolución del IVA es un tema que afecta a todas las empresas del rubro.

En noviembre pasado, la mayor productora, empacadora y exportadora de uvas de mesa de San Juan solicitó la apertura de un procedimiento preventivo de crisis. Se trata de un mecanismo legal que, ante causas de fuerza mayor, permite a las empresas despedir trabajadores abonándoles una indemnización inferior a la que le correspondería en un despido sin causa.

Cerrar
*/